Una de las grandes preocupaciones de los opositores que los lleva hasta la frustración es la tan temida curva del olvido y que es tan habitual cuando nos enfrentamos al estudio de grandes cantidades de información.

Estudiamos y estudiamos y cuando llega la hora de la verdad llega también la tan temida frase “no me acuerdo de nada”.

No es nada nuevo ni fuera de lo normal, en nuestras sesiones de apoyo emocional para opositores, ésta es una de esas cuestiones que tanto se consultan. ¿Qué me pasa?, parece que me lo se todo y cuando llega alguna prueba es como si se me borrase todo de mi cabeza.

Esto tiene un nombre y se llama “la curva del olvido”.

¿De dónde viene el nombre de curva del olvido?

El ser humano lleva siglos investigando como funciona nuestra memoria y uno de los pioneros en esta investigación fue el filósofo y psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus que en 1885 le dio nombre a una de las mayores incógnitas de los opositores. Escribió un libro titulado “Sobre la memoria”.

Esta curva nos muestra el ritmo exponencial con el que olvidamos la información que hemos aprendido a lo largo de los días, semanas, meses o años.

Entre sus descubrimientos está algo en lo que en Iecm Oposiciones hacemos tanto hincapié, memorizar no es lo mismo que aprender y por lo tanto los resultados tampoco.

Las conclusiones con el paso del tiempo es que esta curva del olvido es inevitable, pero si que podemos paliarla de alguna manera o suavizarla.

¿Porqué olvido lo que estudio?

¿Y el truco? No hay truco, aunque si buenos consejos que nos llevan a una buena estrategia de estudios para que nuestro aprendizaje sea lo más efectivo posible. Aquí nuestros preparadores de oposiciones tienen un gran peso ya que os ayudan a seleccionar lo que realmente es importante y os ayudan a recordar a través de consejos para hacerlo.

Sin duda además de conocer que nos ocurre y porqué debemos de realizar nuestro propio estudio de consecución efectivo de este proceso.

R es lo que retenemos a través de nuestros repasos y T es el tiempo en que olvidamos lo que hemos repasado.

Conocer la curva del olvido y saber sacarle partido es sin duda transformar la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo y vamos a ver cómo hacerlo.

No cabe duda de que lo que demuestra esta curva del olvido es que es necesario repasar varias veces para poder retener lo suficiente y lograr nuestro objetivo.  En IECM Oposiciones tenemos claro que además de los repasos del temario en sí debemos de realizar otro tipo de repaso o recordatorio de lo aprendido que son los simulacros de examen constante.

A través de ello haremos que nuestra memoria estructure y recuerde mejor lo aprendido.

Efectividad y optimización de nuestra memoria

Si hablamos de realizar nuestros repasos debemos de organizarlos para ser efectivos, qué tipo de repaso voy a hacer, cómo y cuándo.

Para que un repaso sea efectivo, antes debemos de tener claro que hemos comprendido lo que hemos estudiado. Está comprobado que lo que no entendemos lo olvidamos mucho antes.

Existen muchas formas de repasar, cada uno debemos de escoger el método más efectivo para nosotros ya sea el método del arrastre (se estudia un tema y se repasan los anteriores), de vueltas (se ve todo el temario y se vuelve a ver otra vez, pero más rápido) o de bloques (al terminar un bloque se empieza con el segundo y se repasa el anterior) por ejemplo.

Tras muchos años de experiencia en IECM Oposiciones hemos visto que obtenemos el 100% de aprobados a través del sistema de vueltas, pero siempre con el uso del repaso también a través de simulacros o repasos semanales.

Para optimizar nuestra memoria debemos de ejercitar o poner en práctica hábitos diarios.

Primero debemos de planificar nuestro estudio. Un opositor no puede improvisar, aunque si debemos de tener muy claro que no siempre podremos cumplirlo al 100% ya que surgirán imprevistos, pero con ellos debemos de contar para programarnos.

Debemos de contar con una gran motivación, energía, positividad y apoyo de los que nos rodean para llevar a cabo una programación tan exigente que nos privará de muchas cosas en nuestro día a día pero que finalmente la recompensa supera mucho más que lo que hemos perdido por el camino tanto para nosotros como para los que están cerca de nosotros.

Evitemos distracciones durante el estudio como son las redes sociales.

Dejemos atrás la pereza, si estamos en ese momento respiremos hondo e imaginemos consiguiendo la plaza a la que vamos a optar y pongámonos al estudio.

Es importante que durante el tiempo de preparación de nuestra oposición nos alejemos de las personas tóxicas (aquellas personas pesimistas, negativas, y que nos desalientan intentando convencernos de lo imposible que es aprobar una oposición). Ellos no están en lo cierto y por lo tanto evitaremos sus comentarios.

Igual de importante son los consejos para programar nuestro estudio cómo también lo es reservar un tiempo para el sueño, deporte, divertimento y sobre todo nuestra familia y responsabilidades.

Apóyate en una buena academia de oposiciones, en compañeros que compartan tus mismas inquietudes. Esto es fundamental.

Y además si cuentas con un apoyo extra como nuestros opositores que disponen de sesiones gratuitas e individuales con nuestra sicóloga y preparadora de oposiciones que del apoya, orienta y anima mejor que mejor.

En definitiva, querer es poder y todos podemos aprobar una oposición si realmente lo deseamos y utilizamos buenas estrategias.

Etiquetas:

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.