¿Qué son los accidentes blancos y los incidentes?

Seguro que alguna vez has oído este término pero no sabes bien a qué se refiere, te lo vamos a aclarar. Podemos definir un accidente blanco como aquel suceso que no origina ni lesión ni daños materiales pero que se repiten con frecuencia o tienen un elevado potencial lesivo.

Sin embargo, un incidente se entiende como cualquier suceso inesperado y no deseado que, aun sin dar lugar a pérdidas de salud o lesiones en las personas, pueda ocasionar daños a la propiedad, equipos, productos o al medio ambiente, pérdidas en la producción, etc.

Todos en nuestra vida cotidiana vivimos situaciones que nos pueden dar una idea de ejemplos de incidentes y los accidentes blancos. ¿Quién no se ha golpeado con el borde de una mesa en un lugar nada aconsejable? ¿Quién no ha intentado entrar por una puerta acristalada que no se ve porque no tiene ni una sola mota de polvo?

El incidente conlleva:

  • Retraso en la realización de tareas.
  • Descenso en la calidad del servicio prestado.
  • Pérdidas materiales.
  • Disminución en la confianza del cliente.
  • Disminución en los ingresos económicos al aumentar el gasto.
  • Responsabilidades legales en algunos casos.

El análisis de las circunstancias en las que se producen los incidentes es de gran importancia, ya que ayudan a la detección de riesgos. Que, en un momento determinado y bajo las mismas condiciones, podría dar lugar a un accidente laboral, ya que las causas de los incidentes son las mismas que las de los accidentes. La única diferencia entre ellos es la consecuencia final.

Legalmente, una empresa solo debe investigar los accidentes de trabajo. Pero es fundamental investigar todos los incidentes ocurridos si lo que se pretende es mejorar las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores. De esta forma se podrá prevenir la aparición de cualquier tipo de accidente.

Estudios realizados por HENRICH, BIRD y PEARSON ponen de manifiesto la relación entre el accidente e incidente. Así Pearson, en 1975, hizo un estudio sobre una muestra de 1.000.000 de accidentes de la Industria Británica y observó, tal como muestra la figura siguiente que, por cada accidente grave, se producían 3 leves con baja, 50 leves sin baja, 80 accidentes con daños materiales y 400 incidentes.

¿Qué quiere decirnos la pirámide de Pearson?

Tanto la pirámide establecida por Pearson, como la de Bird o la Heinrich, ponen de manifiesto que antes de que ocurra un accidente es probable que tengamos evidencias que nos presentarán situaciones que debemos mejorar para que los accidentes no se lleguen a producir.

El objetivo final de cualquier actuación en materia de prevención de riesgos laborales es la protección de la salud de los trabajadores/as, por tanto si antes de que se produzcan los accidentes existen unos indicadores que nos advierten de que éstos van a ocurrir lo ideal será investigar los incidentes para poder corregir las situaciones de riesgo y evitar el accidente.

Etiquetas:

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.